Adelanto primaveral en la Vega Baja

Tras los temporales y sobresaltos vividos en diciembre y enero, el mes de febrero está siendo, según se mire, más rácano o tranquilo. Esto se debe a un cambio en la configuración atmosférica. Como ya les adelanté, hemos pasado de los temporales mediterráneos al carrusel de borrascas atlánticas. Es una realidad que las perturbaciones que vienen desde el Océano Atlántico tienen, salvo excepciones muy peculiares, muy poca repercusión en el litoral mediterráneo de la Península Ibérica. El efecto foehn es clarísimo, producido en los relieves montañosos cuando una masa de aire cálido y húmedo es forzada a ascender para salvar ese obstáculo. Así pues, las lluvias llegan muy debilitadas y desgastadas, con muy poca entidad.

En la Vega Baja ya se nota la primavera. Dice el refrán que “por San Valentino, almendros florecidos”. Se cumple a la perfección. En el entorno de Embalse de la Pedrera, concretamente en los alrededores de Torremendo (pedanía de Orihuela), estos árboles caducifolios se encuentran en su máximo esplendor. Además, parte del terreno citado posee un manto verde de césped natural, difícil de ver en los años anteriores. Sin duda alguna, el territorio ha agradecido y mucho las lluvias registradas en los últimos meses.

No olviden que el inicio astronómico de la primavera 2017 comenzará el 20 de marzo a las 11 horas 29 minutos hora oficial peninsular, según cálculos del Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional – Ministerio de Fomento). Esta estación terminará el 21 de junio a las 6 horas 24 minutos con el comienzo del verano.

Les invito a seguir todas las novedades y actualizaciones de la situación meteorológica en la página web de MeteOrihuela (www.meteorihuela.com), así como en el Facebook (www.facebook.com/meteorihuela), el Twitter (www.twitter.com/meteorihuela) y el Instagram (www.instagram.com/meteorihuela).